jESUS

San Antonio

domingo, 31 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 31


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 31



Uno de los acuerdos tomados en sesión bajo la Presidencia de tan celoso Prelado, fue el de encargar a las religiosas de la Presentación de esta Ciudad la confección de una artística toldilla, en la que habían de colaborar las señoritas de la población.

Hoy, ya terminada tan preciosa alhaja, es obra de justicia, tributar un público homenaje de alabanza, al arte, gusto y esmerada ejecución que la Reverendísima M. Superiora, Sor María de la Cruz, y religiosas y señoritas que han trabajado bajo su dirección, han puesto al servicio de su intensa piedad hacia la Virgen de las Angustias.

Al mismo Reverendísimo Prelado ha cabido el honor de impetrar y obtener de la Santa Sede, el Rescripto siguiente en que se otorga la, gracia de la coronación canónica a la imagen de nuestra venerada Patrona.

RAFAEL MERRY DEL VAL, Presbítero Cardenal de la Santa Iglesia Romana, del Título de Santa Práxedes, Arcipreste de la Santa Basílica Patriarcal del Príncipe de los Apóstoles de la Ciudad de Roma, Prefecto de la Sagrada Congregación de la Rvda. Fábrica, y el Cabildo y Canónigos de la misma.
Al Excmo. y Rvdmo. Don Ángel, Obispo de Guadix.
SALUD EN EL SEÑOR:
Habiendo tú expuesto recientemente a nuestro Cabildo, que tiene el privilegio y el honor de Coronar las imágenes sagradas de la Madre de Dios célebres, ya por la antigüedad de su culto, ya por la fama de sus milagros, que se venera en tu Iglesia de esa ilustre Ciudad de Guadix una preclara e insigne Imagen de la Santísima Virgen Nuestra Señora bajo el título de LAS ANGUSTIAS, y a la que se profesa por todos los Ciudadanos y otros fieles de Cristo, ardiente devoción y especialísimo amor, tanto por la antigüedad de su culto, cuanto por las copiosas gracias derramadas de continuo en el espacio de cuatro siglos por tan Piadosa Madre, en el corazón de sus fieles devotos que la honran e invocan como a Patrona y Auxiliadora en las aflicciones y públicas calamidades. Por lo cual, llevado de tu singular devoción, y haciéndote eco de los deseos de todo el Clero y del Pueblo con sus Autoridades civiles y Asociaciones piadosas, nos suplicaste encarecidamente que tan Augusta Imagen fuese honrada con la Corona de oro que nuestro Cabildo suele otorgar a las Imágenes prodigiosas de la Madre de Dios; Nos, por tanto, que cuando se trata de honrar a la Madre de Dios, ponemos todo interés y solicitud en que por todo el mundo se le tributen homenajes de sincera devoción, hemos querido de buen grado satisfacer a estas súplicas. En su virtud, habiéndonos congregado el día 18 de Febrero del presente año en la Sala Capitular de San Pedro del Vaticano por los documentos presentados hemos reconocido que concurre en dicha Santa Imagen todo lo que se requiere para su solemne Coronación. Por lo cual, para mayor gloria de la Santísima Trinidad, y nuevo esplendor y ornamento de la Madre de Dios hemos decretado por unanimidad, y mandado, que la expresada y preclara Imagen o Estatua de la Muy Bienaventurada Virgen Nuestra Señora bajo la advocación de las Angustias sea ensalzada y decorada con corona de oro, en solemne ceremonia. Te concedemos, Excmo. y Rvdmo. Señor, y conferimos por las presentes, el encargo de efectuar la coronación en el día que quisieres, facultándote también para subdelegar a otro Obispo, sí así te agradare.
Dado en Roma el día 24 de Febrero del año del Señor de 1923, año II del Pontificado de Nuestro Santísimo Señor el Papa Pio XI.
JUAN BAUTISTA PAROLIN
Canónigo actuario.
JOSE CASCIOLI
Canciller
Hay dos sellos. —Uno en seco a la derecha que dice: «Cabildo de la SS. Basílica del Príncipe de los Apóstoles». —Otro en tinta en el que se lee: «Cancillería jurisdiccional (sigue una palabra borrada) de la Basílica Patriarcal de San Pedro».




Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



sábado, 30 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 30


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

 Día 30




CAPÍTULO XII
¡LA CORONACIÓN!

Siendo la coronación canónica de las imágenes de la Virgen Santísima; el supremo honor que la Iglesia Católica les otorga, ¿a qué menos podían aspirar ya los hijos de Guadix que a coronar a su amadísima Patrona...?
Desde que en la vecina Capital de la Provincia, los granadinos coronaron a su Virgen de las Angustias, despertóse mas en los corazones accitanos el deseo de tributar también igual honor a la suya... ¿Era nuestra Virgen, bajo todos aspectos, menos venerada y acreedora a tal homenaje?... Las estrellas del firmamento las creían ellos muy poco para ceñirlas a su imperial Cabeza... por eso desde el 1913 bullía esta hermosa idea en todos los cerebros, ardía este deseo en todos los pechos, era tema de mu-chas conversaciones, y hasta el entusiasta accitano y gran devoto de Nuestra Señora, el abogado, don José María García-Varela, en un periódico que entonces se publicaba en esta Ciudad, hubo de exteriorizar el proyecto, y hacer excitaciones a la opinión pública....; pero eran los recursos de esta población tan modestos para efectuar una empresa semejante de un modo grandioso y digno...; que se reputaba por muchos, como hija de intenso amor a la Virgen... y nada más.
Mas no contaban, quienes así pensaron, que tiempo ha se venía viendo de un modo visible la mano de la Virgen en cuanto al engrandecimiento de su reinado en Guadix se refiere, y que el Obispo que regía sus destinos espirituales, solo esperaba el momento oportuno, para poner con esta obra grandioso remate, a la que comenzara con la restauración de la Iglesia de Nuestra Señora.
Y llegó el momento oportuno:

La última noche del solemnísimo Septenario que se celebró en honor de Nuestra Señora el año de 1919, ocupaba el celosísimo Pastor de la grey accitana el púlpito del Templo de San Diego. Había tratado en su oración sagrada de los deberes que los hijos de Guadix tenían para con su Madre la Virgen de las Angustias, en un estilo pastoral y sencillo, lleno de unción, de sinceridad y de sentimiento. E iba a concluir... pero, ¿vio algo sobrenatural flotar sobre el ambiente que envolvía a sus amados hijos?... ¿Leyó en sus ojos y en los suspiros que se escapaban de sus corazones, que era llegado el instante de la gran revelación?... ¿Susurró la Virgen a sus oidor la palabra «Corona»?... ¿Pintó en su fantasía la gloria de aquel día feliz, y puso en sus labios la palabra »Coronación?... No lo sabemos; pero es cierto, que habiendo subido a la sagrada cátedra, sin preconcebirlo, como él manifestó muchas veces, concluyó su fervorosa plática diciendo de un modo solemne: «Que el proyecto de coronar canónicamente a Nuestra Señora de las Angustias, Patrona de Guadix, quedaba desde aquel instante oficialmente anunciado, y que al día siguiente, sin demora, se habían de comenzar las gestiones para llevar a efecto con el mayor esplendor posible tan grandioso homenaje.
El domingo inmediato publicaba dicho Excelentísimo Prelado una ferviente alocución que se distribuyó profusamente por todos los ámbitos de la Ciudad y diócesis.
A la aparición de este manifiesto se siguió la formación de la Juntas General y Ejecutiva, y la fundación del periódico semanario «Patria Chica» para la propaganda del proyecto, y a los pocos meses de labor la suscripción popular sumaba muchos miles de pesetas.
Al final del año 1920 y cuando ya hubo reunido una respetable suma, se anunció un concurso entre las casas de orfebrería religiosa, para la construcción de la Corona, concurriendo a él ocho de las más afamadas de España, y siéndole adjudicada a los talleres de Arte que dirige en Madrid, el Presbítero don Feliz Granda Builla, quien también construyó el nuevo trono y reformó y doró la cruz de plata que los herederos de don Antonio Bernardo de Casas donaron en propiedad a la Santa Imagen.

Quiso sin duda la Virgen premiar los afanes que por su Coronación mostró el Sr. Obispo Hernández Mulas, llevándolo a su gloria el Viernes de Dolores del 1921, día 18 de Marzo, sin ver realizado su nobilísimo intento, con lo que sufrió la coronación el forzoso aplazamiento de la prolongada vacante de la Sede Episcopal, que duró hasta los primeros días del mes de Diciembre de 1922; pero con la venida del nuevo Prelado, resurgió con nuevos entusiasmos la idea de la coronación. El Sr. Obispo Dr. Don Ángel Marquina Corrales, recogió con verdadero cariño y notable interés la herencia del Sr. Hernández Mulas, y con la actividad que le distingue, puso en movimiento todas las fuerzas vivas del proyecto, con el deseo de llevarlo lo más pronto posible a su realización; y es que nuestro amadísimo Prelado, ha podido darse cuenta desde su llegada a la Diócesis, que los destinos de Guadix van ligados a su devoción a la Virgen de las Angustias.


Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



viernes, 29 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 29


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 29


Era el Excelentísimo y Reverendísimo Sr. Obispo don Timoteo Hernández Mulas, un ferviente enamorado de la Virgen del Calvario. Desde que tomó posesión de esta su Silla, dio muestras inequívocas de ello, impulsando y favoreciendo cuanto pudo el culto a la Patrona Excelsa de Guadix. Y comprendiendo con intuición clara del porvenir, que los destinos de esta Ciudad estaban vinculados a su devoción a la Virgen de las Angustias, tuvo la idea verdaderamente inspirada, de trasladar la venerada imagen desde su Capilla al Altar Mayor, dándole preferencia en el Templo y queriendo que, en adelante, éste se llamara de Nuestra Señora de las Angustias.

El proyecto, por lo grandioso y por los escasos elementos de esta población, tuvo sus dificultades, que fueron tenazmente vencidas por la constancia del Prelado, asistido de la protección visible de la Virgen.          


El magnífico retablo, se desmontó con maravillosa prontitud y facilidad. Levantóse la obra de albañilería sobre bóveda de ladrillo, y formado el camarín volvióse a colocar el retablo en su nuevo frente sin deterioro de la más pequeña pieza.
Hoy, aun a los mismos inteligentes que contemplan dicha obra, les parece temeraria la empresa que se realizó de modo tan sencillo y con éxito tan feliz.
No fueron equivocados los cálculos del Sr. Obispo, ni salieron defraudadas las esperanzas que puso el Prelado en el atractivo de las reformas verificadas.
Acariciaba el celoso Pastor la piadosa esperanza de que sus hijos se aficionaran más a visitar diariamente a su Patrona, y a fe que las ha vio realizadas.
Desde aquella fecha de 1915 en que se ultimaron las restauraciones, el templo de la Virgen se ha visto más concurrido que nunca, especialmente desde las oraciones de la noche hasta el toque de ánimas, en que se hallan abiertas sus puertas. Personas de todas clases y condiciones frecuentan la Iglesia con singular asiduidad y fervor, y lo mismo el aristócrata que el artesano, la gran señora que la mujer del pueblo, desfilan delante de la Virgen, depositando a sus plantas una plegaria, un suspiro, un saludo de filial cariño. La fe y devoción a la Virgen de las Angustias ha recibido un impulso y acrecentamiento verdaderamente consolador.


¡Qué hermosa está, sobre todo los viernes, la Gran Señora, durante la devoción de la Corona, que tanto gusta a sus devotos, con la iluminación eléctrica del retablo y Camarín, instalada, merced a la suscripción popular que iniciaron sus señoras camareras!... ¡Ya no necesita colocarse la Virgen en altar portátil para los cultos del día de su Fiesta y solemnísimo Septenario! porque, ¿dónde mejor puede estar que en su hermosísimo Camarín?...
El difunto Obispo pudo quedar satisfecho de su obra. La Virgen la quería y se la inspiró para bien de este pueblo. Él la realizó como prenda de sus amores, y en ella tuvo puestos sus cinco sentidos. Guadix se lo agradece, y bendecirá por siempre su memoria.
Para que nada falte al esplendor de Nuestra Reina y Patrona, ha dispuesto la Providencia, que el anejo convento sea en la actualidad residencia de las religiosas de la Presentación, consagradas a la enseñanza, fundadas por el insigne Prelado de esta Diócesis, D. Maximiano Fernández del Rincón.
¡Tan piadosa Comunidad tiene a su cargo el aseo, decoro y custodia del Templo; y tan cumplidamente ejerce su cometido, que la morada de Nuestra Patrona está siempre como tacita de plata, y su Altar, adornado con el gusto y arte que tan acreditados tienen dichas monjitas!
¡La Virgen se lo premie!...


Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



jueves, 28 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 28


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 28


A los lados de la puerta, se abren dos ventanas de arco a la altura de un metro, con reja de hierro, y correspondiendo a las mismas a la altura del coro, dos claraboyas circulares con cristalera de color. Hasta la puerta se ha transformado, con herraje de sabor antiguo, del que antes carecía.
Tan bella impresión se aumenta todavía más al penetrar en el templo. La hermosa Virgen, a la que como a perla escondida en su concha, íbamos a buscar, a su antigua capilla, se nos ofrece desde la entrada, presidiendo la Iglesia en su grandioso Camarín del Altar Mayor. El magnífico retablo que antes ocupara el testero de dicho altar, ha avanzado más de dos metros hacia el presbiterio, y el cuadro del Patrocinio de San José que ocupaba su centro, ha cedido la vez a un arco-portada de maravilloso Camarín que se construyó en el espacio intermedio, con subida por amplia escalera que arranca desde la sacristía. Con el cuadro desapareció también el tabernáculo, (que hoy se encuentra en el altar mayor de la Iglesia de San Francisco).

El presbiterio en su consecuencia adelantó también un poco sobre la nave central para ensancharse, dardo acceso al mismo tres gradas de mármol con su zócalo y regía balaustrada de madera de nogal. Completa tan bello conjunto un bruñido pavimento de mosaico y la pintura y decorado de todo el templo.
¿Cómo y debido a quién se realizó transformación tan prodigiosa?...




Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



miércoles, 27 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 27


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 27



CAPÍTULO XI
Traslado de Nuestra Señora al nuevo camarín del Altar Mayor.
Importantes reparaciones en el Templo

Todo hijo de Guadix que ausente de su ciudad natal con anterioridad al año 1912 vuelva hoy a visitar a su Patrona, no podrá menos de experimentar una agradabilísima sorpresa. Al dar vista al templo, ya advierte que la antigua fachada lisa con su puerta de arco sin adorno alguno, se ha trocado en una graciosa portada de piedra, franqueada por bellas columnas corintias que sostienen un segundo cuerpo de piedra tallada, donde en airoso marco que forman dos esbeltas pilastras se ostenta un alto relieve de la Imagen de Nuestra Señora de las Angustias.


El friso que está adornado con relieves, luce en su centro el escudo del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo, Don Timoteo Hernández Mulas, y en los ángulos que deja el curvado del arco de entrada, se destacan en resalto asimismo, dos grupos de angelitos; uno, que parece disputarse la posesión de un incensario para ofrendar sus aromas a la Virgen, otro, que enlazadas sus manos parece remontar a porfía su vuelo hacia el trono de su Señora.


Todo el pórtico hasta la cruz con que remata la coronación, mide diez metros de altura.


Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María 


Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.