Flores

Flores

miércoles, 11 de mayo de 2016

Altar preparado a San Torcuato en la Iglesia de la Virgen




QUINARIO EN HONOR DE SAN TORCUATO

 

 

ORACIÓN PREPARATORIA

¡Oh glorioso San Torcuato, celestial patrono de esta Ciudad, y Padre nuestro amantísimo! Dignaos aceptar estos cultos que en vuestro nombre ofrecemos a Dios, dándole rendidas gracias porque os eligió para el Apostolado, os santificó y destinó en su infinita misericordia a evangelizar estas regiones y a sacar a nuestros padres de los errores del paganismo, iluminándolos con la luz bendita de la fe que de ellos hemos recibido. Humildemente os suplicamos, ¡oh protector nuestro!, que conservéis y acrecentéis de día en día la fe que predicaste al pueblo Accitano, para que practicando los divinos mandatos merezcamos, después del destierro de esta vida, estar con Vos en los Cielos.

Amén

 

(Se lee el día que corresponde)

Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Pídase la gracia que se desea alcanzar

 

ORACIÓN FINAL

Os suplicamos, Soberano Señor Sacramentado, que por los merecimientos de vuestro Santo Mártir y Pontífice San Torcuato, nos guardéis de todo peligro de alma y de cuerpo, y ya que por su predicación llegamos al conocimiento de la verdadera fe, aprendamos con su ejemplo a despreciar las cosas terrenas y amar las celestiales. ¡Oh Dios, que vivís y por los siglos de los siglos!

Amén


DIA PRIMERO

¡Oh Padre de nuestra fe San Torcuato! Por aquella prontitud que tuviste en recibirla, al oír la predicación del Apóstol Santiago; concédenos que esta fe en Dios se manifieste en todas nuestras obras y de modo especial en el amor y caridad para nuestro prójimo. También os suplicamos, ¡oh Padre nuestro amantísimo!, nos concedáis el favor particular que os pedimos en estos días de quinario si ha de ser para mejor servir a Dios y provecho de nuestra alma.

 

DÍA SEGUNDO

¡Oh glorioso San Torcuato, que llevado a Jerusalén por el Apóstol santiago, tuviste la dicha de conocer a la Reina de los apóstoles, la Stma Virgen María! Concédenos un amor profundo a nuestra Madre del Cielo, para que imitando su pureza de corazón merezcamos contemplarla en unión con su Hijo, reinando sobre los ángeles y Santos. También os suplicamos, ¡oh Padre nuestro amantísimo!, nos concedáis el favor particular que os pedimos en estos días de quinario si ha de ser para mejor servir a Dios y provecho de nuestra alma.

 

DÍA TERCERO

¡Oh amantísimo Padre nuestro San Torcuato, cuyas virtudes y profundo amor a Cristo os hicieron digno de recibir el Episcopado de manos del Príncipe de los Apóstoles San Pedro! Concédenos propicio, gracias abundantes para que, imitando a vuestras virtudes aquí en la tierra, merezcamos ser coronados junto a Vos en el Cielo. También os suplicamos, ¡oh Padre nuestro amantísimo!, nos concedáis el favor particular que os pedimos en estos días

de quinario si ha de ser para mejor servir a Dios y provecho de nuestra alma.

 

DÍA CUARTO

¡Oh primer Obispo de España, San Torcuato, que perseguido por los enemigos de la Religión en Guadix, fuiste auxiliado de Dios con el milagroso hundimiento del puente que os separaba de ellos! Concédenos en la lucha con los nuestros, saber perdonar como Cristo y esperar de su paternal providencia el remedio de nuestros males en todas las circunstancias en que Dios nos colocare. También os suplicamos, ¡oh Padre nuestro amantísimo!, nos concedáis el favor particular que os pedimos en estos días de quinario si ha de ser para mejor servir a Dios y provecho de nuestra alma.

 

DÍA QUINTO

¡Oh amantísimo Padre de Guadix, San Torcuato, cuyo corazón se llenó de alegría viendo venir a la verdadera fe sus habitantes que seguía los ejemplos de la piadosa dama Luparia! Concédenos a los que ya vivimos en ella gracias abundantes para salir de nuestra vida de tibieza y pecados, frecuentando los Sacramentos de la Penitencia y Eucaristía. También os suplicamos, ¡oh Padre nuestro amantísimo!, nos concedáis el favor particular que os pedimos en estos días de quinario si ha de ser para mejor servir a Dios y provecho de nuestra alma.

 

HIMNO AL GLORIOSO SAN TORCUATO

 

Glorioso Torcuato, de Dios mensajero:

El mártir primero que nos dio Jesús;

Que nunca mancille el pueblo accitano

Su ser de cristiano ni su fe en la Cruz.

 

Obispo amoroso, tus ojos mortales vieron

A la Virgen en Jerusalén;

Ya que no tus ojos danos tus virtudes

Para que en el Cielo la podamos ver.

 

Por el mar latino en nave fenicia

Trajiste al Mártir Santiago el Mayor;

Al Patrón excelso que acuna Galicia

Y al que ofrenda España su vida y su amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario