Flores

lunes, 25 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 25


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 25



Homenaje del Excmo. Ayuntamiento. Año 1885.

El Municipio de Guadix, reflejando fielmente los sentimientos del vecindario que representa y administra, en la época que dejamos apuntada, consignó en acta de la sesión celebrada el 13 de Febrero el siguiente acuerdo:


«Por el mismo señor Presidente se manifestó que en atención al culto que en esta población se profesa a la imagen de Ntra. Sra. de las Angustias, venerada en la Iglesia del extinguido convento de San Diego, de cuya devoción da el vecindario singulares muestras desde muy antiguo tiempo, recurriendo a dicha sagrada imagen en todas sus aflicciones y calamidades, la cual corresponde a la devoción y tierno afecto con que se la tributa toda clase de cultos, librando por su poderosa intercesión a esta Ciudad de las plagas que afligen a otros pueblos más o menos limítrofes de esta comarca; y habiéndose observado más particularmente a pocos días su poderoso Patrocinio preservando a esta noble Ciudad de las desgracias en personas y bienes que en otras partes, no distantes, han ocasionado los últimos temblores de tierra, el que suscribe inspirándose en el deseo y religiosos sentimientos del vecindario y con el fin de que la Corporación, como fiel intérprete de ellos, tome la iniciativa en asunto tan transcendental e importante, propone a la misma, se sirva acordar que se proclame y reconozca a la Imagen de Ntra. Sra. de las Angustias, como Patrona de esta Ciudad, en unión del ínclito Patrono de la misma, Señor San Torcuato, para que intercedan con Dios Nuestro Señor, preservándonos de todos los males, acordándose además lo necesario a conseguir el fin indicado; y enterada la Corporación, discutido el particular suficientemente, por unanimidad acuerda:


PRIMERO: Proclamar, como desde luego .proclama, Patrona de esta Ciudad, en unión de San Torcuato, a Ntra. Sra. de las Angustias, cuya sagrada Imagen se venera en la Iglesia del extinguido convento de San Diego, de la misma.
SEGUNDO: Que con certificado literal de este acuerdo, se dirija atenta comunicación al Excmo. e Iltmo. Sr. Obispo de la Diócesis y al Iltmo. Cabildo Catedral, participándoles tan interesante declaración, para que se sirvan ordenar la instrucción del oportuno expediente, con todo lo necesario a conseguir el fin que la Municipalidad en representación del vecindario se propone; y
TERCERO: Que por el Ayuntamiento, .y como fiesta cívica, se celebre la de Nuestra Señora, en el día del Patrocinio, con la asistencia de la Corporación, así como a la procesión, con la solemnidad misma que se hace al Señor San Torcuato.—El Primer Teniente Alcalde.—Eustaquio Diego Pelayo.»




Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



domingo, 24 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 24


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

 Día 24



Homenaje del Cabildo Catedral. Año de 1855.

Esta ilustrísima corporación, quiso perpetuar su reconocimiento y el de toda la Ciudad a la Santísima Virgen, por la protección singularísima que les dispensó en los días calamitosos de la epidemia del cólera, concediendo a la Imagen de Nuestra Señora, el honor que para constante memoria consignó en el siguiente certificado transmitido al Presidente de la Hermandad de las Angustias.

“Don Torcuato Aguilera Aguilera, Presbítero y Secretario Capitular del Iltmo. Sr. Deán y Cabildo de esta Santa y Apostólica Iglesia Catedral de Guadix, Sede vacante, etc. Certifico: Que en el Cabildo celebrado en la mañana del día 18 de Septiembre próximo pasado, entre los varios particulares que en él se discutieron, relativos a la solemne festividad que ha de celebrarse en esta S. I. C., en acción de gracias al Todopoderoso por haberse dignado dispensarnos la salud que hoy gozamos, por la poderosa intercesión de nuestra Madre y Señora, María Santísima de las Angustias, y los ruegos de nuestro santo Patrono señor San Torcuato, San Sebastián y San Roque, después de la aflictiva calamidad del cólera morbo, que por tanto tiempo ha ocupado esta Ciudad, se acordó por unanimidad: Que en justa gratitud a los favores y gracias recibidas de Nuestra Soberana Madre, María Santísima de las Angustias, en todas las ocasiones que pase su Sagrada Imagen por esta Santa Iglesia Catedral, bien sea en la procesión anual que le hace su Hermandad en el mes de Noviembre, el día del Patrocinio de Nuestra Señora, o por cualquier otro motivo, se abran las puertas de esta Santa Iglesia, para que entre la expresada Imagen de Nuestra Señora por ella, y que haya una diputación del Iltmo. Cabildo, para recibirla y despedirla; y en su tránsito por esta S. I. C., se le repique con todas las campanas de la misma, y que esta resolución Capitular se comunique por certificado que se librará al efecto por el infrascrito Secretario de este Iltmo. Cabildo, al señor Cura propio de la Iglesia de Santiago, para que como Presidente de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, lo haga así entender a los cofrades de la misma y después lo archive en el de su Iglesia parroquial para perpetua memoria. —Está conforme con el original a que me refiero. —Y para que conste de mandato del Iltmo. Sr. Deán y Cabildo S. V. de esta Santa y Apostólica Iglesia Catedral, doy el presente sellado con el de sus armas y visado por el referido Sr. Deán, que firmo en Guadix a veintiocho de Octubre de mil ochocientos cincuenta y cinco. —V.° B.° Dr. Villena.--Torcuato Aguilera y Aguilera, Srio.»



Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María
 
Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



sábado, 23 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 23


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 23



CAPÍTULO X.
Públicos homenajes tributados por las autoridades y pueblo de Guadix a su idolatrada Virgen de las Angustias.

Es de índole tan general la devoción de Guadix a Nuestra Señora de las Angustias, que, no se circunscribe ni se limita a sector determinado de su sociedad, ni hay elemento alguno de los que la constituyen que no haya dado públicas manifestaciones y testimonios de fe y de entusiasmo por Ella. Autoridades y pueblo, eclesiásticos y seglares, letrados y menestrales, ricos y pobres, todos han aportado el esfuerzo de su fe y de su amor a la común obra de honrar con recuerdos imperecederos a la Angustiadísima Madre del Calvario.


            Séanos permitido por vía de ejemplo y de demostración, consignar aquí algunos públicos homenajes y singulares testimonios de amor ofrecidos a Nuestra Señora, en distintas épocas.



Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María
 

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



viernes, 22 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Dia 22


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

 Día 22



CAPITULO IX
La reliquia milagrosa

Una de las alhajas más preciadas que posee la Iglesia de San Diego es un modesto relicario de plata, en el que se conserva una partícula de los vestidos de Nuestra Señora. De muy antiguo esta reliquia se ofrece a la veneración de los fíeles, y se da a besar después de las funciones religiosas en honor de Nuestra Señora de las Angustias. Tiene esta reliquia una historia muy interesante que ha conservado la tradición.

Eran los primeros años de la fundación de la Tercera Orden de Servitas, y por lo tanto época de fervoroso culto a la Virgen de las Angustias. El Padre José Espinar, Religioso Alcantarino, fundador de expresada Tercera Orden, y restaurador del culto y devoción a la Virgen, en su anhelo de fomentar más entre los accitanos la fe y veneración a tan dolorida Madre, tuvo la inspiración de adquirir una reliquia de tan divina Señora, y como lo concibió así lo puso por obra con toda diligencia.

Tuvieron feliz éxito las gestiones del fervoroso franciscano; y en posesión de tan inestimable tesoro, dirigíase un día camino de Guadix, hacía su querido convento. Hizo su entrada en la población en las primeras horas de la noche; y cuando después de cruzar la calle de la Gloria penetró en el compás de la Iglesia de San Diego, súbitamente, Iglesia y convento se vieron iluminados con tan viva y extraña luz, cual si fuera pleno día. También se dice que la campana de la Iglesia, repicó sola. Poseídos de admiración los Religiosos de la Comunidad, se asomaron a las ventanas del Convento para averiguar la causa de tan inusitado prodigio, apareciendo a los ojos de todos el Padre Espinar, que envuelto en nube luminosa mostraba como un estático en sus manos la veneranda reliquia de la Santísima Virgen, foco de donde irradiaba la luz milagrosa, símbolo de las gracias que mediante ella había de dispensar la Virgen a los de-votos de sus Angustias.

Desde aquel día besan los fieles con singular piedad y fervor la Santa Reliquia al pie del altar de las Angustias, recibiendo consuelos y gracias de todo género, los cuales si hubieran de escribirse, (séanos permitido decir imitando la frase de S. Juan) podrían llenarse con su relación muchos libros.


Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



jueves, 21 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 21


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 21


Los terremotos

En el año 1,885, la hermosa región andaluza, y particularmente la bella y pintoresca Granada, con toda su provincia, fue víctima de formidables temblores de tierra, que causaron enormes daños a las poblaciones, con derrumbamientos de edificios, desgracias personales, y la consiguiente pérdida de bienes. (Horroriza leer las narraciones que de este fenómeno hace el P. Hitos en su libro «Páginas Históricas de la Virgen»).

En cambio nuestra Ciudad, no tuvo que lamentar desgracias de ningún género, a pesar de haberse sentido en ella con grande intensidad los movimientos sísmicos, que se reprodujeron por bastantes días consecutivos. Esto era para todos un favor del cielo; y tan en la conciencia popular estaba, que aquella era gracia recibida de la Santísima Virgen de las Angustias, a la que se había invocado fervorosamente, que en el Cabildo Municipal en sesión celebrada el 13 de febrero de 1885 se hizo de ello una declaración pública, atribuyendo el caso al Patrocinio poderoso de la Virgen sobre esta Ciudad, y que según se expresa en el acta de dicha sesión, «desde muy antiguo recurre a Ella en todas sus aflicciones y calamidades, librándose por su poderosa intercesión de las plagas que afligen a otros pueblos más o menos limítrofes de esta Comarca.»



Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María


Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



miércoles, 20 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 20


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.



Día 20


Formidable incendio extinguido

Dos años más tarde de la fecha del anterior prodigio, celebrabas la solemnísima procesión de Nuestra Señora de las Angustias en el día de su fiesta.


La hermosísima Imagen había recorrido la mayor parte del itinerario acostumbrado, entre las muestras de regocijo y veneración que se la tributa en dicho día, y ya volvía hacia su templo por la calle de la Gloría. Y acaeció que una chispa de fuego, de los muchos que se disparan al paso de la procesión, hizo presa en el depósito de cáñamo situado junto a las casas de don José Oñate. El voraz elemento cebado en tan fácil combustible, convirtió el local en inmensa hoguera, en la que se levantaban montañas de llamas rojizas que amenazaban reducir a cenizas el caserío inmediato. Las campanas de Santiago cesaron en sus alegres repiques, comenzando a tocar a fuego, y la alarma y el espanto cundió por todas partes.


Corría la gente con dirección al fuego desordenándose los grupos que formaban la procesión, cuando una voz se levantó potente gritando: « ¡Volved la Virgen!...» En efecto, volvieron la Imagen, retrocediendo por el Osario hasta dar vista al fuego por la calle de Santiago. Y bastó esto. Las voraces llamas, como si se hubiera cerrado instantáneamente la boca del monstruo que las vomitaba, se apagaron. Cesaron de tocar a fuego las campanas volviendo a repicar alegremente como celebrando el triunfo de la Virgen; el pueblo entusiasmado prorrumpió en aclamaciones a su Reina y Madre, y entre lágrimas y voces de júbilo volvió triunfalmente a su templo la celestial protectora de Guadix.


Invocaciones (se dicen 3)


  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María
 Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.