Flores

miércoles, 20 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 20


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.



Día 20


Formidable incendio extinguido

Dos años más tarde de la fecha del anterior prodigio, celebrabas la solemnísima procesión de Nuestra Señora de las Angustias en el día de su fiesta.


La hermosísima Imagen había recorrido la mayor parte del itinerario acostumbrado, entre las muestras de regocijo y veneración que se la tributa en dicho día, y ya volvía hacia su templo por la calle de la Gloría. Y acaeció que una chispa de fuego, de los muchos que se disparan al paso de la procesión, hizo presa en el depósito de cáñamo situado junto a las casas de don José Oñate. El voraz elemento cebado en tan fácil combustible, convirtió el local en inmensa hoguera, en la que se levantaban montañas de llamas rojizas que amenazaban reducir a cenizas el caserío inmediato. Las campanas de Santiago cesaron en sus alegres repiques, comenzando a tocar a fuego, y la alarma y el espanto cundió por todas partes.


Corría la gente con dirección al fuego desordenándose los grupos que formaban la procesión, cuando una voz se levantó potente gritando: « ¡Volved la Virgen!...» En efecto, volvieron la Imagen, retrocediendo por el Osario hasta dar vista al fuego por la calle de Santiago. Y bastó esto. Las voraces llamas, como si se hubiera cerrado instantáneamente la boca del monstruo que las vomitaba, se apagaron. Cesaron de tocar a fuego las campanas volviendo a repicar alegremente como celebrando el triunfo de la Virgen; el pueblo entusiasmado prorrumpió en aclamaciones a su Reina y Madre, y entre lágrimas y voces de júbilo volvió triunfalmente a su templo la celestial protectora de Guadix.


Invocaciones (se dicen 3)


  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María
 Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario