Flores

jueves, 21 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 21


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.

Día 21


Los terremotos

En el año 1,885, la hermosa región andaluza, y particularmente la bella y pintoresca Granada, con toda su provincia, fue víctima de formidables temblores de tierra, que causaron enormes daños a las poblaciones, con derrumbamientos de edificios, desgracias personales, y la consiguiente pérdida de bienes. (Horroriza leer las narraciones que de este fenómeno hace el P. Hitos en su libro «Páginas Históricas de la Virgen»).

En cambio nuestra Ciudad, no tuvo que lamentar desgracias de ningún género, a pesar de haberse sentido en ella con grande intensidad los movimientos sísmicos, que se reprodujeron por bastantes días consecutivos. Esto era para todos un favor del cielo; y tan en la conciencia popular estaba, que aquella era gracia recibida de la Santísima Virgen de las Angustias, a la que se había invocado fervorosamente, que en el Cabildo Municipal en sesión celebrada el 13 de febrero de 1885 se hizo de ello una declaración pública, atribuyendo el caso al Patrocinio poderoso de la Virgen sobre esta Ciudad, y que según se expresa en el acta de dicha sesión, «desde muy antiguo recurre a Ella en todas sus aflicciones y calamidades, librándose por su poderosa intercesión de las plagas que afligen a otros pueblos más o menos limítrofes de esta Comarca.»



Invocaciones (se dicen 3)

  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María


Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario