Flores

sábado, 9 de mayo de 2020

Flores en honor de la Virgen de las Angustias- Día 9


MES DE MARIA

Canto
Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María, que Madre nuestra es

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

Oración para todos los días

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía.

Ofrecimiento

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.



Día 9


La edición más antigua de imágenes en grabado de que tengo noticia, es la hecha en el año 1787 en estampas, de unos 30 centímetros de largo por 20 de ancho, para cuadros populares. La inscripción que lleva al píe es un elocuente testimonio de la devoción accitana que la produjo. Dice así: «V°. R°. de Ntra. Señora de las Angustias que se venera en el Convento de Padres Franciscanos Descalzos de la Ciudad de Guadix. Los Ilmos. SS. Obispo de Murcia y Guadix conceden 40 días de indulgencia: El primero, al que rezare una salve o tres Ave Marías. Y el segundo, concede 40 por la misma diligencia, y otros 40 por cada Credo. Se abrió ésta, a solicitud de sus devotos. Año 1787, Lariz me delineavit et esculpit.»


También consta que se hicieron estampas de Nuestra Señora el año 1824, por hallarse consignado en el cuaderno de cuentas de la Tercera Orden de Servitas establecida en San Diego, a devoción y cargo de dicha piadosa asociación; pero de esta edición parece que no se conservan ejemplares. En cambio es conocidísima y popular la edición en litografía hecha en distintos tamaños para cuadros, el año 1864, debida al celo del apóstol de la devoción a las Angustias, el dignísimo sacerdote, don Blas Pezán. Lleva al pie la siguiente inscripción: «Verdadera Efigie de Nuestra Señora de las Angustias, como se venera en la Iglesia del suprimido convento de Padres Franciscanos de la católica Ciudad de Guadix
Él Excelentísimo e Ilustrísimo Prelado diocesano, concede 40 días de indulgencia por cada Ave María que se rece devotamente delante del original y sus estampas, rogando por los santos fines de la Iglesia. Año 1864—Tomé dibujo y lito—Lit. de J. Donon. Madrid».
Los aficionados en Guadix al ramo de escultura religiosa, de muy antiguo dejaron también ejemplares en pequeño, de barro cocido; aunque no siempre alcanzaron el grado de perfección estética que merece el bellísimo original.

Muchos de ellos se ostentan en urnas adornadas con flores artificiales en las salas y recibidores de bastantes casas accitanas.
La casa fotográfica Chavarino, tan antigua en esta Ciudad, desde los comienzos de su actuación profesional impresionó placas de todos tamaños y especialmente con mayor profusión para tarjetas postales, habiendo alcanzado estas últimas, un notabilísimo grado de popularidad. Su ejemplo ha sido imitado por los demás fotógrafos establecidos aquí, quienes han puesto su arte a servicio de tan hermosa propaganda.


Invocaciones (se dicen 3)


  • Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría.
  • Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.
  • Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
  • Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de vuestro divino Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
  • Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del cielo. Avemaría.
  • Que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros, para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
  •  Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia, concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
  •  Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro, haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia soberana. No desechéis mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Sagrado corazón de Jesús, en Vos confío.
Inmaculado corazón de María, sed la salvación mía.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Salve Regina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario