Libro

Libro

calendarios

calendarios

Belen

Belen

Jornaditas

Breve reseña histórica


Fueron unos frailes asentados en la ermita de San Sebastián los que propusieron, sobre el año 1558 la creación de una hermandad bajo la advocación de Virgen de las Angustias. Pero fue casi un siglo más tarde con una real cédula promulgada por Felipe IV cuando se impulsó el culto a la Virgen de las Angustias estableciendo su fiesta el segundo domingo de noviembre de cada año y se eligió como sede el templo de San Diego.

El culto a la Virgen de las Angustias siempre ha estado relacionado con los hechos más importantes de la vida de la ciudad: el cólera de 1855 la sequía de1858, incendios, terremotos, etc. y con los acontecimientos de la vida nacional y de nuestra historia, Guerra de la Independencia, Guerra de Cuba y Guerra Civil. En estas circunstancias tan difíciles siempre se recurría a la protección de la Virgen mediante rogativas publicas.

Durante la Guerra de la Independencia la Imagen es depositada en la casa de D. Pedro López, en la calle Ancha y después se trasladó al convento de las Clarisas de Santiago para evitar su profanación. En 1814 vuelve de nuevo a San Diego. Desde el año 1817 la Virgen de las Angustias tuvo culto organizado con la "Orden Tercera de Servitas"

El 26 de enero de 1853 se solicitó la creación de una cofradía bajo su advocación y el 17 de octubre de ese mismo año el obispo Arbolí y Acaso aprobó las reglas por las que se regiría la Hermandad Antigua  de Nuestra Señora de las Angustias, cuya imagen aparece ya como protectora de la ciudad. A partir de 1856 la citada hermandad se convierte en Cofradía.

El 13 de febrero de 1885 el Ayuntamiento acordó que Guadix fuese acogido bajo el patronazgo de la Virgen de las Angustias. Y el 22 de Agosto  de 1906 fue aprobado el patronazgo religioso por la Santa Sede. El fervor popular a su Patrona fue aumentando hasta culminar con su coronación canónica el 21 de septiembre de 1923. En todas las capas sociales se sentía la necesidad de realizar un acto de reconocimiento público y religioso hacia la Patrona de la ciudad. Se puede afirmar, que no existe otra Imagen en Guadix, que tenga tanta devoción y respeto popular, procedente de todos los sectores del tejido social accitano. La corona, obra del madrileño Félix Granda, fue costeada gracias a las aportaciones de los accitanos mediante suscripción popular.

Tras el desastre de la Guerra Civil, en la que se destruyó la imagen, desapareció la cofradía durante algunos años. En 1940 Francisco Rincón Ortiz  encarga una nueva imagen al escultor sevillano Castillo Lastrucci y el 6 de septiembre de 1965 se le volvió a ofrecer la corona en un acto solemne en la Plaza de las Palomas siendo obispo de la ciudad Don Rafael Álvarez Lara.



No hay comentarios:

Publicar un comentario